Nada que ofrecer

 

 

 

Si no tienes nada que ofrecer jamás adules al soberbio sino al trabajador y humilde de corazón.