Lo contrario a la adulación

 

 

 

El lenguaje atificioso y la conducta aduladora rara vez acompañan a la virtud.