La tontería de la adulación

 

 

 

La adulación es de tontos