Desconfía de los aduladores

 

 

 

Ten cuidado de aquel o aquella que te adula, porque es como creer tanto en amor de putas,  como en amistad de políticos o de policía.