Creer a un adulador

 

 

 

Creer en las pérfidas insinuaciones de un adulador es como beber veneno en una copa de oro.