Por la puerta de la pereza

 

 

 

Por la puerta de la pereza entra el aburrimiento.