Cuando se quiere algo de verdad…

 

 

 

Cuando se quiere algo de verdad, desaparecen del vocabulario las palabras aburrimiento, cansancio, desilusión.