Recuerda siempre que tú eres para el cliente y no el cliente para ti

 

 

 

Abogado: recuerda siempre que tú eres para el cliente y no el cliente para ti. No intentes nunca en los tribunales ser más que los jueces, pero no consientas ser menos.