Lo bueno se hace esperar

 

 

 

Lo bueno se hace esperar y, aunque a veces llega tarde, siempre llega.